Me gusta

17 nov. 2015

Divagaciones...

Una conversación con una amiga me ha llevado a muchas reflexiones, ¿Por qué tenemos tanta prisa? ¿Por qué tanta vanidad? ¿Es tan importante ser famoso o triunfar?


No podemos esperar a ser los mejores de la noche a la mañana, por eso me ha sorpredido que esta chica (de veintitantos años) no tenga la menor prisa en cumplir su sueño: ser directora de cine (sin prisa y sin decir una gran directora o la mejor, solo directora...) Y me sorprende porque casi todos los fotógrafos que conozco tienen como meta ser el mejor.

¿Hasta qué punto es positivo tener una meta tan alta? es bueno establecerse metas, pero también ser consecuente con que el talento de que dispongas te hará tocar techo seguramente antes de lo que tu ego quisiera.

No soy el mejor, ni de los mejores tampoco, pero no me importa, vivo de lo que más me gusta y eso hace que me considere un afortunado, no sé cuándo tocaré techo o si lo he hecho ya, pero es algo que no me quita el sueño.

Tampoco me preocupa la creciente persecución que se hace a los que usamos photoshop como herramienta para "mejorar" las imágenes. Siempre he visto la fotografía como una actividad artística, un arte al nivel de la pintura. Entiendo que un pintor ante un paisaje puede dejarse llevar por su inspiración y cambiar los verdes por ocres, y si un rio no le gusta, no pintarlo (y no pasa nada porque el pintor ha escenificado lo que veía y sentía ante ese paisaje).

Cuando un fotógrafo o retocador elimina una imperfección en una modelo o borra un rio de un paisaje, o altera los colores... pues es tachado de ser el Bin Laden de la fotografía y de desvirtuar la realidad.

Personalmente nunca he visto la fotografía como el medio para captar lo que veo, yo no fotografío lo que veo, creo que eso lo puede hacer cualquiera con la cámara del móvil. Siempre he intentado captar lo que sentía en cada ocasión, lo que me transmitía cada sesión o escena, también influenciado por mi propio estado de ánimo, el photoshop es solo parte de las herramientas para conseguirlo.

Todos tenemos una parte artística dentro, es esa parte de ti que se pelea con la parte racional para que te saltes todas las normas y hagas lo que te de la gana sin importar las consecuencias, es esa parte que te dice que corte la cabeza en una foto, que conviertas los negros en azules con photoshop o que te hace disparar a baja velocidad porque te apetece que el modelo salga desenfocado. Me encanta dejarme llevar por esa parte de mi...

Si recopilamos lo anterior, me queda claro que la receta para poder disfrutar de la fotografía es hacerlo sin prisas, aprendiendo con cada sesión y sin esperar nada más que divertirte con esta afición y sin hacer caso a los que puedan atacarte por no compartir tu punto de vista. Pero si te quieres dedicar a ello profesionalmente, necesitarás algo más...

¿Qué diferencia a Picasso de Pedro Martín? Suponiendo que en toda la historia haya existido algún pintor con ese nombre. Pues que lo que pintaba Picasso ha llegado y gustado al público. Eso es lo que diferencia a los fotógrafos, el gustar más o menos a quien observa sus obras. No existen fotógrafos o pintores mejores que otros, cada uno pinta o fotografía lo que siente y todos son igual de buenos, pero si hay fotógrafos más populistas que otros cuando conectan con el público.

Si quieres ser profesional debes tener un estilo que llegue a todos, que guste a los espectadores como te gusta a ti (recuerda que tus fotos deben gustarte a ti por encima de todo lo que piensen los demás).

Por otro lado, llegar a ser el mejor solo se consigue con apoyo, y eso requiere estar en el sitio adecuado en el momento adecuado, el azar y la suerte...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...