Me gusta

29 jun. 2016

¿Naces o te haces?

¿Qué porcentaje del éxito se debe al talento innato? ¿Se puede hacer uno con talento a fuerza de coraje y formación? Dejando al margen el enchufe, cosa más que fundamental en este país para poder progresar y realizarse en cualquier profesión, yo diría que en todo lo relacionado con trabajos y tareas artísticas, debes nacer con el talento.

Hablando de mi profesión, puedes pulirte a la hora de aprender nuevos esquemas de iluminación, formas de trato a equipo y modelos, adiestrar tu ojo a lo que las revistas demandan o perfeccionar tu retoque. ¿Es eso todo? ¿Cuanto vale la parte del talento?


Se podría responder a ello solo mencionando los miles y miles de casos de pintores y fotógrafos que siendo los mejores de todos los tiempos en su profesión, nunca tomaron formación alguna. Yo diría que el talento es lo más importante por que te hace innovar y crear estilos propios, luces originales y retoques basados en tu imaginación en lugar de en lo que te han enseñado; sin tener la influencia de profesores podrás disponer de un punto de vista único, sin contaminación e influencias de terceros salvo las muy leves que te transmiten aquellos que son una referencia profesional para ti.


Con todo el boom social que ha supuesto el mundo de la fotografía digital, todos nos convertimos en fotógrafos con criterio propio sobre lo que nos gusta o no, y los que desean llegar a ser profesionales o simplemente aumentar sus conocimientos técnicos para hacer mejores fotografías, engullen talleres y academias con tal propósito.


Sucede algo peculiar en este punto y es que el talento se aprecia cuando se observa el trabajo de un fotógrafo, podríamos definir ese talento como la forma de dar fotografías de alta calidad en todos los trabajos, teniendo un estilo propio original pero innovando en cuanto a la luz y el retoque usados en cada uno de los trabajos.


No sólo uso las fotografías que estáis viendo en el articulo para adornarlo, también para mostraros que otras profesiones del mundo de la moda y la publicidad también requieren de talento por encima de la formación.


Durante muchos años he impartido clases en una academia de modelos del centro de Madrid, las chicas que tenían talento acababan dando resultados óptimos desde el primero hasta el ultimo día del curso (aprendían a comportarse y otros detalles importantes, pero su calidad de posado y carisma no se veía alterado por el curso).


Carmen (la modelo de estas fotos) no había recibido formación alguna en ninguna academia ni por parte de ningún profesional, tenía 15 años recién cumplidos el día de la sesión y todas las poses que muestro son suyas, no la dirigí durante la sesión.


Todos nacemos con un talento especial para alguna actividad, es importante buscar qué es eso que sabemos hacer mejor que nadie, y no obsesionarnos en querer ser aquello para lo que no hemos nacido y que no se nos da bien ya desde el principio.

Añadir que no hay trabajo de maquillador, peluquero ni estilista en estas imágenes. Solo Carmen y su propia ropa posando bajo la luz del sol o tras un reflector en algunas imágenes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...