Me gusta

7 oct. 2011

¿Adios al fotómetro?

Durante años desde su máxima popularización en la década de los 50 (aunque se inventó a finales del siglo 19) ha sido un compañero inseparable del fotógrafo de moda, publicidad y retrato. Aún hoy en día está presente en la mochila de muchos veteranos y otros más noveles.

Para quienes no conozcan esta herramienta, decir que se utilizan para medir la luz, indicamos la sensibilidad ISO y nos dice la velocidad y apertura de diafragma que debemos usar. Algunos podemos indicar la sensibilidad mas la velocidad, para que nos indiquen solo el diafragma. Nos miden tanto la luz reflejada como la emitida, y sirven para luz ambiente y tambien flash.

 Las cámaras actuales llevan incorporado uno que mide la luz generalmente de 3 formas a elegir:
  • Medición puntual: mide la luz reflejada por la persona o su cara en el punto de enfoque central o el que tengamos seleccionado.
  • Medición central: mide la luz reflejada por el centro de la imagen (abarca mas superficie a medir que la puntual)
  • Medicion ponderada o matricial: mide la luz de toda la escena y nos da valores de media.

¿Es imprescindible en la nueva era digital? Gracias a los incorporados por las cámaras y a las pantallas traseras de las actuales cámaras, por tamaño y resolución (aparte de la fidelidad de colores y luz) y de la posibilidad en muchos modelos de ver las fotos en tiempo real en una pantalla profesional o ipad (a traves de cable o wireless), personalmente considero obsoleto este instrumento para el 95% de las sesiones, por no decir que un fotómetro nos dará la luz "correcta" para las fotos, pero todos sabemos que lo correcto no siempre es lo que buscamos, en muchas ocasiones queremos una cantidad de luz mayor para un tono de piel mas claro del real (sobre todo en belleza o en editoriales de revistas).

¿Cuándo sigue siendo útil? en exteriores, con una luz muy alta y que no nos deje ver con claridad la pantalla trasera.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...