Me gusta

8 nov. 2011

¿Hasta dónde retocar?

Parece que el tema del retoque está permanentemente en el candelero desde hace años, en la televisión, en los debates entre colegas, o entre personas ajenas al mundo de la moda y la publicidad, el bombardeo constante de noticias sobre quejas de asociaciones de consumidores o de actrices como Kate Winslet por excesivos retoques en sus reportajes o en campañas como la escandalosa de Ralph Lauren hacen que los fotógrafos y retocadores tengamos que estar a la defensiva ante ataques injustificados.


Y digo bien, injustificados, ya que somos simples trabajadores a las ordenes de clientes que nos imponen hasta el ultimo detalle sobre cómo desean el acabado final de las fotografías. ¿Abandonar trabajos o la profesión por principios? eso es fácil de decir, pero ¿quien deja un trabajo por ese motivo? no he visto a los trabajadores de Tele5 dimitir por estar en contra de la telebasura...

El Photoshop existe desde mucho antes que las cámaras digitales, su uso se remonta al escaneo de diapositivas y negativos en escaners digitales para su posterior retoque en ordenadores. Pero el retoque en sí es mucho más antiguo aún, más de lo que nadie imaginaría. Ansel Adams (1902-1984) hizo mas de 90 copias en el laboratorio (cada copia revelando con químicos por zonas) hasta logar su famosa foto del valle de Yosemite.

No entraré en detalles sobre si una foto retocada es fotografía o infografía, llamarla de ese modo es un insulto.

Una imagen puede salir directamente de cámara sin necesidad de aplicar retoque, pero otras lo requieren por diversos motivos:
  • No disponer de la luz adecuada, y producir imágenes sobre-expuestas o sub-expuestas.
  • Sombras no deseadas e imposibles de haber rectificado en el momento de la sesión por la orientación de la luz.
  • Dominantes de color, aun con un balance de blancos perfecto, podemos no tener el tono de piel adecuado.
  • Contraste insuficiente.
  • Una mala postura del modelo, brazos, cadera,... una pose difícil puede provocar que se rompa con las lineas y curvas del cuerpo.
  • Brillo en el pelo.
  • Heridas en la piel.
  • Reencuadre para dar mas fuerza a una imagen.
También están los motivos de clientes y revistas:
  • Quieren las modelos muy delgadas..
  • Piernas infinitas.
  • Ni una peca, ni lunar,...
  • Rasgos simétricos y del tamaño que les gusta (boca, nariz, barbilla, pecho,...).
Básicamente el retoque "obligatorio" afecta a toda o casi toda la fotografía, mientras el exigido por clientes afecta a zonas concretas y suelen basarse en la herramienta licuar. Realizados con control, ninguno de ellos debería transformar o desfigurar al modelo.

Hay que separar también el trabajo realizado por aficionados al Photoshop, en el que destrozan una fotografía para luego sentirse orgullosos mostrando el antes y después en algún foro social.

A pesar de ir contra mis principios, ya que no soy partidario de mostrar el antes y el después de una fotografía retocada por respeto a maquilladores y modelos, me veo obligado a complementar el artículo con unos ejemplos de cosecha propia, no suelo tirar en raw, así que no tenía mucho de donde sacar fotos en bruto (ya que tampoco soy partidario de conservar la foto antes del retoque). Ahí van ejemplos:









Terminar diciendo que un buen retoque es aquel que resulta imperceptible.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...