Me gusta

12 nov. 2013

bodas

Pre-boda, post-boda, venta de fotos a los invitados tras la cena, trash dress o destrucción del vestido, ¿se ha vuelto loco el mundo de la fotografía de bodas o vale todo por seguir ganando el pan?


Si hay un sector fotográfico donde haya aumentado la competencia de un modo abusivo, es los reportajes sociales: bautizos, comuniones y, sobre todo, bodas. Prácticamente la totalidad de los fotógrafos amateurs, aficionados y profesionales que han recibido o reciben ofertas para hacer bodas, las aceptan. Eso ha tenido 3 consecuencias, 1 positiva y 2 negativas:

La única positiva es el aumento de la calidad del servicio, hace 10 años casi todas las bodas eran iguales, había pocos fotógrafos y se limitaban (la mayoría) a disparar en automático y pedir los mismos posados a todas las parejas. A día de hoy hay muchos estilos, gente que ni usa el flash y muchísimos estilos de posados para cada pareja.

Pero una consecuencia negativa es la bajada de precios, hay competencia y los que empiezan (que no suelen pagar impuestos y además viven de otra actividad económica o aún residen en casa de sus padres) piden cantidades imposibles para los que ya llevan tiempo en el sector. Que nadie culpe al que empieza, ya que ellos pelean con las únicas armas de que disponen. El máximo responsable es el cliente que no escatima en un vestido de alta firma o llegar en un Rolls pero quiere pagar lo menos posible o nada por las fotos que inmortalicen el momento. El segundo gran responsable es el propio sector establecido, que no se unifica para establecer una política de protección de precios como sí tiene el sector panadero.

La segunda consecuencia negativa es tener que agudizar el ingenio a niveles algunas veces absurdos. Desde siempre un reportaje de bodas era una sesión de fotos durante el día del enlace, ahora para muchos fotógrafos que se dedican a ello es:

  1. Reuniones interminables para ver toooodo lo que desean los clientes y cuanto se puede bajar el precio.
  2. Peloteo por redes sociales hacia los clientes, a un nivel empalagoso en plan: "qué felices que estamos los fotógrafos de que fulanito y menganita nos hayan elegido para su día más feliz"
  3. Sesión preboda (un dia de sesion y 3 de retoque) supuestamente para conocer a los clientes y que vayan pillando soltura... yo lo llamaría un simple book de pareja y punto... pero hay que venderlo al cliente.
  4. La boda: 14 horas de trabajo sin parar...
  5. Venta de fotos sacadas por impresora durante la cena, en la que los asistentes compran por entre 6 y 15 euros fotos en los que aparecen con sus parejas o familia. Esto se ve más en unas regiones que en otras.
  6. Post boda y/o trash dress. Sesión posterior con los trajes de boda en el que, a veces, se destroza el vestido de la novia. Es la parte más absurda de todo, todavía no comprendo a qué fotógrafo o cliente le puede gustar hacer esto... pero sorprendentemente se hace en algunos casos.
  7. Entrega del material.
Personalmente creo que el sector debería regularse, preocuparse menos de chorradas de reuniones como BodaF que son más un negocio para los organizadores que una convención de fotógrafos. Y crear una asociación oficial con poder para regular condiciones y precios vinculantes a todo el sector. Claro que eso sería más fácil si los fotógrafos de bodas tuvieran un espíritu más corporativo y de compañerismo en lugar de vivir destripando a su competencia, culpándoles a ellos de los bajos precios o de los pocos clientes que hay.

Estas son solo mis opiniones, obviamente cada uno de vosotros tendrá las suyas, sobre todo los que os dedicáis al reportaje social.

EDITADO A RAIZ DE UNA CONVERSACIÓN EN LOS COMENTARIOS:
Cobrar una boda entera por 500 euros o menos es tirar precios y reventar el mercado, pero no olviden que un cliente que no está dispuesto a pagar vuestro precio, deja de ser un cliente, por lo que un fotógrafo mas barato no os está robando nada.

Muchos vendedores de bolsos como LOEWE piensan que los bolsos de imitación reducen su beneficio... pero un mileurista nunca será cliente de su empresa (con bolsos de 2500 a 7000 euros), por muchas imitaciones que compre en la calle a 50 euros, son productos diferentes para mercados diferentes.

Hacer lo de la galería roja es un acierto, muchos novios me han pedido a mi un presupuesto por 10-15 fotos ya que se habían casado hacía meses contratando un fotógrafo de 1800 euros y las fotos eran lamentables, así que querían pocas fotos en un jardín y obviamente no iban a pagar otros 1800 euros más.


Reducir el servicio (y obviamente el precio) te da otro sector de clientes, te diversifica igual que lo hace cuando ofreces una preboda o postboda. El marketing tiene infinitas posibilidades, tantas como tu creatividad.


Si tu no estás dispuesto a aceptar clientes que quieren 10 fotos por 250 euros, no critiques a quien si lo hace, ya que vende un producto que no es competencia del tuyo a un cliente que no será nunca cliente tuyo porque tu no vendes lo que él busca.

Salud y trabajo para todos

Si deseas conocer todo lo relacionado con BODAS, moda, publicidad, belleza, desnudo, etc... AQUI MIS LIBROS Y CURSOS DE RETOQUE E ILUMINACION EN VIDEO desde solo céntimos (más de 7000 ventas ya).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...